52+(55) 5037-5598
etellekt@etellekt.com
20Enero, 2015
Escenarios para México en 2015
Categoría: Seguridad, Económicas

De manera inevitable, los escenarios político–electorales y de seguridad del año 2015 se verán influidos por la notoria crisis a nivel nacional e internacional relacionada con los 43 estudiantes desaparecidos, pertenecientes a la Normal de Ayotzinapa en el Estado de Guerrero. Por otro lado, tampoco se podrá pasar por alto el conflicto de interés consecuencia de la entrega de dos propiedades de la empresa Higa a la Primera Dama y al secretario de Hacienda. Como tercer factor, al mirar el 2015 también se deberán tomar en cuenta los factores económicos externos que enfrenta el país que están directamente relacionados con una fuerte caída en los precios de petróleo y con la depreciación del peso frente al dólar.

Derivado de los tres factores mencionados al inicio, la imagen presidencial ha sido afectada, por lo que las preferencias electorales respecto al PRI comienzan a descender mientras que las de la oposición aumentan. Por consiguiente, las decisiones del gobierno y de los actores políticos en turno tendrán una fuerte influencia sobre los escenarios político–electorales y de seguridad que se pueden esperar para este año que inicia.

Seguridad

Llevar a cabo transformaciones en materia de seguridad puede tornarse complicado frente a la oposición del PRD, PAN y de organizaciones civiles especializadas en la materia. Este es un tema fértil en el que hay espacios para realizar nuevas propuestas o modificaciones a la reforma presidencial. Dado que los partidos de oposición recurrirán al tema para cuestionar la estrategia de seguridad del gobierno en turno, la aprobación de reformas podría verse paralizada por lo menos hasta el término del proceso electoral.

Luego, la implementación del mando único en el país estará minada de obstáculos financieros que dificultarán el alcanzar los objetivos planteados en el Nuevo Modelo Policial. Al respecto, aún no se han logrado homologar las capacidades referentes a la profesionalización de policías municipales y estatales, ni se ha cumplido con la inclusión del equipamiento necesario para realizar las tareas de prevención e inteligencia necesarias. Como resultado, el mando único todavía no será capaz de impedir infiltraciones del crimen organizado en corporaciones policiales, por lo que el mando permanecerá dividido en el futuro cercano.

Por otra lado, la continua infiltración del crimen organizado en corporaciones policiales ocasionará un aumento en la participación que tienen el Ejército y la Marina en operativos de depuración y detención sorpresivas llevadas a cabo contra policías municipales y estatales. Dado que el número de policías federales será insuficiente, la participación de las fuerzas armadas en la estrategia de seguridad seguirá siendo indispensable, por lo que en el corto plazo reducir su presencia no representará una opción como política, y desafortunadamente la imagen de estas corporaciones resultará afectada.

Desde otra perspectiva, los reflectores se encontrarán en propuestas como la desaparición de ayuntamientos infiltrados por el crimen organizado, la aplicación de pruebas de control de confianza a candidatos a puestos de elección popular y la presentación de cartas de antecedentes no penales e información patrimonial correspondiente a dichos aspirantes. Por último, la PGR tendrá en sus manos nuevos casos de desapariciones forzadas a manos de policías sobre los cuales deberá llevar a cabo profundas investigaciones que tendrán mayor atención de los medios y de la sociedad civil. En este sentido, la participación política de actores religiosos (católicos y cristianos) seguirá en ascenso debido a la falta de credibilidad en las instituciones y la búsqueda de la sociedad de nuevos líderes de opinión frente a la crisis de inseguridad.

Economía

Hay diversos factores externos que plantean un complicado escenario económico para México y que obstaculizarán el actuar político del gobierno en turno. En primer lugar, la caída en los precios del petróleo es una mala noticia para la economía nacional. Algunas fuentes oficiales (como el Departamento de Energía de Estados Unidos) han llegado a estimar que los precios del crudo pueden promediar hasta 66 dólares por barril durante el año 2015. Ya en enero vimos como el precio del barril puede estar en niveles menores a los 40 dólares, por lo que no se espera una recuperación de los precios en el mediano plazo. Para un país como México, lo anterior representa directamente una disminución en el presupuesto con el que cuenta el gobierno. La buena noticia es una reactivación del consumo en el mercado estadounidense.

Aunado a la caída de los precios del crudo, Pemex también reportó una baja en la producción petrolera. En tercer lugar, el cálculo presupuestario del gobierno se había realizado de acuerdo con estimaciones de la Secretaría de Hacienda para los senadores, sin embargo, el precio del crudo ha caído mucho más de lo que se había contemplado al realizar el presupuesto. De tal suerte que si la cotización del precio del petróleo continúa por debajo de los 66 dólares por barril, el gobierno estará obligado a recortar el gasto público.

Sin otros recursos, el Paquete Económico 2015 propuesto por el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto tendrá la necesidad de aumentar el endeudamiento público si desea sostener su gasto. Cualquier señal en este sentido llevará al sector privado a demandar mayor racionalidad del gasto y priorizar la inversión pública; los empresarios se han mostrado más escépticos respecto a los proyectos de infraestructura anunciados por el gobierno federal.

Por otro lado, la reforma fiscal ha reducido el ingreso disponible de los hogares para consumir y de las empresas para invertir, por lo que el gobierno federal se comprometió a revisar la carga tributaria que aplica a la iniciativa privada. Con un proceso electoral en marcha, es probable que incremente la presión para que se reduzcan las cargas fiscales en el corto plazo, de manera que los partidos de oposición al PRI pueden encontrar otro fuerte espacio de oportunidad en la cual realizar propuestas que puedan agradar al sector empresarial.

En cuanto a los acontecimientos internacionales, el fortalecimiento de la economía de Estados Unidos, junto con el programa de liquidez de la Reserva Federal, tendrán por consecuencia un encarecimiento del dólar, cuyos efectos ya son evidentes en la economía mexicana. De la mano con el comportamiento del dólar, existe la posibilidad de un aumento generalizado y constante de los precios (inflación) como consecuencia de todos los productos (incluyendo materias primas requeridas en la industria mexicana) consumidos a través de las importaciones. Por último, la caída de los precios del petróleo hace menos atractivo el paisaje nacional para la atracción de inversión extranjera.

Sobre la debilidad política del Presidente y la baja probabilidad de alcanzar los objetivos buscados con las reformas se presentan los siguientes escenarios.

Encuestas, como las realizadas por Reforma, El Universal y Excélsior, sugieren que la aprobación de la figura presidencial ha caído respecto a periodos pasados y la desaprobación ha aumentado. Se logró la aprobación de reformas estructurales, sin embargo, el gobierno no ha podido convencer a los ciudadanos de los efectos positivos que se alcanzarían a través de estas modificaciones.

Por el contrario, la crisis en el estado de Guerrero, la desaparición de los estudiantes normalistas y la probable participación de policías en este asunto quebró nacionalmente e internacionalmente la imagen del gobierno federal. La confianza en el gobierno y en sus instituciones disminuyó a raíz de estos sucesos, por lo que la percepción de la gente sobre la capacidad del Presidente también ha disminuido.

Al tratarse de instituciones democráticas, el proceso electoral de 2015 pondrá a prueba las instituciones dado que el público se muestra altamente desconfiado. De hecho la encuesta de Ulises Beltrán, realizada para Excélsior, sugiere que la confianza en el INE es muy baja dado que las respuestas de poca y nada de confianza en esta institución representan a un 46% de los encuestados. Por lo anterior, una mayor polarización es predecible durante el proceso electoral junto con el aumento de la conflictividad electoral en la que se judicialice el proceso.

Desde otra perspectiva, una situación económica desfavorable tiende a afectar negativamente la imagen presidencial, fenómeno que se ha observado principalmente en los llamados países emergentes. Otro factor que ha contribuido al aumento de la campaña antipresidencial es el que deriva del conflicto ocasionado por el caso de la “Casa Blanca”, el cual ha incrementado la percepción acerca de la impunidad, el enriquecimiento desproporcional y la corrupción de la clase política. Por si esto fuera poco, la adquisición de otra enorme propiedad al Secretario de Hacienda (Luis Videgaray Caso) dificulta y de otra manera, afecta la imagen de la clase política mexicana que continúa perdiendo popularidad frente al público.

Escenario electoral

La situación nacional, aunada con la tendencia electoral auguran un proceso con un alto número de denuncias ciudadanas, legales y mediáticas que afectarán a todos los partidos, pero principalmente al PRI que es el partido a la cabeza del gobierno federal en este momento. También se vislumbra una fuerte contienda mediática en la que pueden surgir campañas con información falsa que pretenda afectar a los candidatos. Entre los efectos esperados se encuentran la filtración de videos, denuncias ciudadanas en los medios y las estrategias de posicionamiento a partir de campañas de contraste.

Es de esperarse que surjan campañas contra el PRI que mantendrán muy encendidos para el público los temas como la desaparición de los 43 normalistas, la “Casa Blanca” de la Primera Dama y la mansión otorgada al secretario de Hacienda, el aumento de los niveles de violencia o el bajo crecimiento económico que ha logrado el gobierno en turno.

Bajo el panorama presente durante las elecciones del 2015, el desarrollo de los procesos electorales en Guerrero, Michoacán y Oaxaca estará definido por los sucesos recientes dado que ya hay una amplia variedad de movimientos sociales que podrían poner en riesgo el desarrollo de los comicios. A nivel generalizado, hay un fuerte riesgo de enfrentamientos entre militantes de partidos opuestos que compiten en elecciones federales y locales. Existe alta probabilidad de asesinatos vinculados con los procesos políticos en estos estados.

Las intenciones de voto se han modificado frente a las próximas elecciones para diputados federales, a tal grado que el PRI sumaba 40 puntos porcentuales de las preferencias de voto en agosto pasado, pero para el mes de diciembre dichas preferencias han caído hasta los 30 puntos, mientras que en el caso del PAN, el PVEM y MORENA han mostrado un ligero aumento cada uno. El gran perdedor de las elecciones de 2015 será el PRD por su crisis interna y la llegada de MORENA a las urnas el próximo 7 de junio. El PRI aprovechará esta crisis y ganará los distritos electorales en los que compite como segunda fuerza con el PRD.

En conclusión, es un hecho que el probable involucramiento de policías municipales de gobiernos correspondientes al PRI y al PRD en la desaparición de los 43 normalistas ha acarreado una fuerte desconfianza respecto a estos partidos y ha modificado las preferencias electorales de manera notable. Esto implica que ambos partidos podrían enfrentar la pérdida de distritos electorales conforme la percepción de impunidad respecto al caso Iguala aumente y no se muestren resultados que lleven ante la justicia a los responsables.

VER PUBLICACIÓN EN ANIMAL POLÍTICO

DESCARGAR REPORTE COMPLETO

Deja un comentario