52+(55) 5037-5598
etellekt@etellekt.com
03Marzo, 2015
Riesgos contra la industria energética en México
Categoría: Seguridad

Los ataques directos de la delincuencia organizada en contra de la principal paraestatal del gobierno mexicano supone serios riesgos para el resto de los competidores nacionales e internacionales en este nuevo sector económico del país. A pesar de que Pemex cuenta con el apoyo de las fuerzas de seguridad federales, no ha podido impedir las afectaciones económicas y amenazas en contra de su personal producto de la delincuencia organizada.

La mayoría de los análisis sobre seguridad coinciden en que la estrategia contra el crimen organizado se centró en la localización y captura de las jefaturas de los cárteles de la droga, sin actuar con información de inteligencia (policial, militar, financiera) para el desmantelamiento simultáneo de sus redes operativas, dando lugar a su fragmentación y descomposición en células o bandas criminales (BACRIMS)[1].

Las bandas criminales han comenzado a operar como redes con estructuras horizontales sin un solo liderazgo y han reorientado sus actividades hacia delitos altamente redituables como el robo de combustibles[2], lo que ha permitido el financiamiento de sus operaciones para intentar retomar el control de territorios de los que fueron desplazadas por fuerzas militares y policiales o por otros grupos criminales.

Este fenómeno no es ajeno al sector que busca invertir en el país en materia energética. Por lo anterior, se debe comprender el impacto que tendrá sobre la inversión extranjera directa el fenómeno de la fragmentación de las organizaciones de la delincuencia organizada sobre este sector estratégico nacional.


1. Fragmentación del crimen organizado y su impacto en la seguridad de la industria energética

De acuerdo con informes de inteligencia de la PGR publicados el 25 de marzo del 2013, se encontraban activas 88 organizaciones criminales ligadas al tráfico de narcóticos, de las cuales únicamente 8 fueron consideradas por el aparato de inteligencia como grandes y son las que dan origen y cobertura a los 80 grupos delincuenciales restantes.

Además, el informe de la PGR difundido identificó las células que han surgido tras la fractura de los cárteles:

Los Beltrán Leyva (19)

El Cártel de la Barbie (23)

El Cártel del Pacífico (12)

La Familia (5)

Los Zetas (3)

Los Caballeros Templarios (2)

El Nuevo Cártel de Juárez (2)

El fenómeno de fragmentación de grandes cárteles en células y bandas criminales también ha sido un detonante del incremento de otros delitos como el secuestro y la extorsión, de acuerdo con el coordinador de la estrategia nacional contra el secuestro, Renato Sales Heredia[3], lo que motivó que el gobierno federal anunciara el reforzamiento de las capacidades institucionales para combatir el secuestro el 28 de enero.

Los estados más afectados por altos índices de secuestro como Guerrero, Morelos y el Estado de México, a los cuales se suma Baja California, concentraron la presencia del 85% de los medianos y pequeños cárteles, células y pandillas, con lo cual se observa que la fragmentación de los grupos criminales ocasionó un grave deterioro de la seguridad en dichos estados.

Sin embargo, este tipo de delitos no son la principal fuente de ingresos de la delincuencia organizada, ya que les han servido únicamente para mantener una base operativa asalariada. La mayor parte de las ganancias de la delincuencia organizada la obtienen en la venta de bienes y servicios ilegales[4], entre los que se encuentra precisamente el robo y comercialización de combustibles, lo que les permite crear y controlar mercados de consumidores de productos no regula­dos.

Otros grupos delictivos como Los Caballeros Templarios en Michoacán, han seguido esta tendencia pues habían logrado penetrar en la industria minera por medio de la extorsión. En este sentido, dicha organización ha evolucionado para dejar de ser un cártel convirtiéndose en una organización criminal de tipo mafioso, es decir, que se relaciona con todos los mercados que le pueden generar una renta.


2. Petroleras en la mira del crimen organizado

A partir de 2010, los grupos criminales tomaron por asalto el sector energético en México, mediante una vasta y compleja red en la que presuntamente hay complicidad de funcionarios y trabajadores de Pemex, autoridades y policías municipales, y la participación de cada vez más grupos de la delincuencia organizada.

Desde este año se produjo un incremento acelerado de robo de combustibles en distintas modalidades, robo de vehículos para el transporte de combustibles, extorsiones a empresarios gaseros y gasolineros, y la expansión del mercado negro del combustible, lo que evidencia que los grupos criminales han penetrado con relativa facilidad los controles y seguridad en la industria, accediendo con ello a una vasta fuente de recursos financieros para el fortalecimiento de su capacidad operativa.

Como puede observarse en la gráfica 1, a nivel nacional entre el 2000 y el 2005 el número de tomas clandestinas se mantuvo estable, pero al siguiente año se incrementó al pasar de 132 a 213. En el periodo más violento de la estrategia de combate al crimen, entre el 2010 y el 2012, el robo de combustibles reportó un incremento de 137%, lo que alerta sobre la falta de eficacia de las estrategias del gobierno para brindar seguridad a la industria y la presencia de un número mayor de organizaciones criminales participando en este delito.

La ordeña de ductos a PEMEX se ha incrementado de manera constante desde el 2006, alcanzando máximos históricos para el 2013, con un total de 2,614 tomas clandestinas detectadas en todo el país. A comparación del año 2006, en el que se presentaron 213 casos de tomas clandestinas, los casos de 2013 representan un aumento del 1,127% (ver gráfica 1).



Durante el 2013, Tamaulipas fue el estado que presentó el mayor número de tomas clandestinas, con un total de 539, lo que correspondió al 20.6% del total nacional. Aunque esta problemática se ha concentrado en la zona del Golfo es posible observar que en estados no petroleros como Jalisco y Sinaloa, en donde operan poderosos grupos criminales del Pacífico, también se ha intensificado el robo a combustibles.

Durante cinco años (2002 al 2006), Tamaulipas reportó únicamente 7 tomas clandestinas, pero en el 2013 se colocó a la cabeza en este tipo de delito con un total de 539 tomas clandestinas (ver gráfica 2).



No todos los estados con alta producción de petrolíferos concentran la mayor cantidad de delitos relacionados con el robo a combustibles, como podría suponerse. Por el contrario, el estado líder en producción de petrolíferos como lo es Oaxaca ocupa el lugar 14 en el número de tomas clandestinas, y Chiapas que ocupa el octavo lugar en producción de combustibles, durante el 2013 reportó apenas 43 tomas clandestinas. Por el contrario, el Estado de México y Puebla, dos estados no representativos en la producción nacional, se encuentran detrás de Sinaloa en la incidencia de este tipo de delitos (ver gráfica 3).



3. El costo de la inseguridad en la industria energética

De acuerdo con datos de PEMEX, el robo de combustibles deja pérdidas millonarias en la paraestatal. En el 2013 ascendió a 9.3 millones de barriles, equivalentes a 1,478 millones 700 mil litros, un promedio diario de 25 mil 479 barriles. En tan sólo 3 años aumentó 34.9%, equivalente a 2.4 millones de barriles adicionales. Diversas estimaciones que se han dado a conocer por los titulares de dependencias, así como empresarios del gremio, señalan pérdidas anuales que oscilan entre los 7,000 y los 10,000 millones de pesos.

Sin embargo, con base en el costo del volumen extraído, las pérdidas superarían los 19 mil millones de pesos. De acuerdo con informes de la paraestatal, en el 2013 hubo 9.3 millones de barriles sustraídos ilícitamente, lo cual equivale a 1,478 millones 700 mil litros de combustible. En consecuencia, de manera diaria fueron sustraídos 4 millones 51 mil 232 litros de combustible. Si se toma en cuenta que el litro de gasolina Magna es vendido en las franquicias de PEMEX en 12.86 pesos (precio al 05 de Julio de 2014), entonces la paraestatal tuvo pérdidas diarias por 52 millones 98 mil 843 pesos.

A estas pérdidas se debe de sumar lo que ha invertido la paraestatal en la reparación de infraestructura afectada cotidianamente por el crimen organizado y que alcanzó la cantidad de 6 mil 543 millones de pesos, que sumados a las pérdidas de la materia prima, contabilizan 25 mil 543 millones de pesos, tan sólo durante el 2013. En el 2008 el monto erogado por PEMEX para la reparación de ductos sumó 529 millones 801 mil pesos, por lo que en 6 años los gastos de Pemex por ese concepto se incrementaron 1135%.


4. El crimen extendió su presencia al mercado formal

El impacto de la delincuencia organizada en el sector energético puede apreciarse a partir de datos que apuntan a una actividad de mayor escala que ha generado distorsiones en el mercado formal. Por ejemplo, resaltan los datos publicados en el informe de Pemex, en donde se advierte que, a pesar que desde el 2010 se reporta una caída en la venta total de gasolina magna en estaciones de servicio, continúa incrementándose el número de estaciones que distribuyen el producto (gráfica 4).



Empresarios gasolineros han alertado que la venta de gasolina robada se realiza en las propias estaciones de servicio de las franquicias de PEMEX, es decir, los delincuentes entran a canales de distribución de la paraestatal para comercializar el producto robado[5]. Por lo tanto, en lugar de que un mayor número de estaciones se vea reflejado en el incremento de la venta de combustible que reporta Pemex, éste ha descendido indicando la existencia de un canal paralelo de comercialización.


De acuerdo con la gráfica 5, en 2010 se vendían diariamente 118.2 litros de gasolina magna y tres años después cayó a 106.8 millones de litros diarios, lo que representa una baja en la venta de 11.4 millones de litros diarios que posiblemente esté relacionada con el robo y distribución del combustible de la paraestatal a través de sus propias franquicias. De acuerdo con un análisis emitido por la PGR en el 2009, el 80% del combustible robado a PEMEX tiene como destino probable su red de distribuidoras (PGR, Boletín 590/09, 03 de junio de 2009).

En Tamaulipas, de acuerdo con información publicada en medios, los Zetas y el Cártel del Golfo son los presuntos responsables de la expansión del mercado negro de combustible, que se calcula alcanza 15% de la venta total de Pemex en la entidad. Los datos de la demanda regional de gasolinas del sector de autotransporte confirman que la región noreste del país es la única en donde las ventas de combustible han bajado (ver gráfica 6). El dato fue confirmado por el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.



Resumen de la agenda de riesgos

Los ataques directos de la delincuencia organizada en contra de la principal paraestatal del gobierno mexicano supone serios riesgos para el resto de los competidores nacionales e internacionales en este nuevo sector económico del país. A pesar de que Pemex cuenta con el apoyo de las fuerzas de seguridad federales no ha podido impedir las afectaciones económicas y amenazas en contra de su personal producto de la delincuencia organizada.

Los probables inversionistas del sector energético en México ya se están haciendo estas preguntas para lo cual hay pocas respuestas de parte del Gobierno de la República y de parte de las autoridades locales.

La próxima entrega de esta serie de artículos sobre el sector energético en México y la agenda de seguridad nacional propondrá elementos estratégicos de política pública que deben considerar las autoridades encargadas de garantizar la seguridad de los trabajadores, nueva infraestructura pública y privada, así como de las futuras inversiones.




[1] Advierten de violencia entre narcos; capturas no afectan a cárteles, aseguran expertos. Golpe político [En Línea] 7 de julio del 2014, [Fecha de consulta: 22 julio del 2014].

Colombia-México: Los cárteles se vuelven “narcofranquicias” Proceso [En Línea] 30 de Julio del 2014, [Fecha de consulta: 30 de julio del 2014]

[2] Garzón Vergara, Juan Carlos.La rebelión de las redes criminales: El Crimen organizado en América Latina y las fuerzas que lo modifican.Woodrow Wilson Center [en línea] marzo del 2012 [fecha de consulta: 11 de agosto del 2014].

Suroosh Alvi.¿A dónde se van los 10 mil barriles diarios que saquea el narco a Pemex? Empresas de EU y México los compran.Vice México/Sin embargo [En línea] 30 de julio del 2014, [Fecha de consulta: 30 de julio del 2014].

Riva Palacio, Raymundo. ¿Por qué Nuevo Laredo no?El Financiero [En línea] 15 de mayo del 2014, [Fecha de consulta: 31 de julio del 2014].

[3] Secuestros comienzan a bajar: Renato. El expreso [En línea] 17 de julio del 2014, [Fecha de consulta: 12 de agosto del 2014].

[4] Garzón Vergara, Ibid. p.3

[5] Tamaulipas, sólo 19 detenidos por ordeña de gasolinas. Milenio [En línea] 17 de junio del 2014, [Fecha de consulta: 15 de agosto del 2014].

Deja un comentario