52+(55) 5037-5598
etellekt@etellekt.com
29Julio, 2015
Situación actual y perspectivas sobre el robo de hidrocarburos en México 2015
Categoría: Seguridad



Introducción

El robo de hidrocarburos sigue en ascenso a pesar de las acciones que ha implementado el gobierno federal. Aún cuando el problema se agudizó desde el sexenio pasado, en el actual ninguna medida ha sido eficaz para contener el fenómeno; antes de cumplirse la primera mitad del periodo de gobierno de Enrique Peña Nieto, se contabilizan 2,620 tomas clandestinas adicionales a las registradas durante los dos sexenios previos.

Hasta el 2014 los estados más afectados fueron Tamaulipas, Guanajuato, Sinaloa, Jalisco, Puebla y Tabasco, en los cuales se detectó el 65% de las tomas a nivel nacional. La problemática se agudizó aún más durante los primeros meses del 2015, llegando a crear desabasto en algunas zonas del país, lo que obligó a Pemex a retomar el abastecimiento mediante auto-tanques en las regiones afectadas.

Los datos analizados no pueden sino alertar que el problema está en aumento y probablemente para finales del 2015, se vuelvan a superar las cifras del año previo. En estados como Sinaloa, durante 2013, se contabilizaron al mes 18 tomas, mientras que en los primeros meses del 2015 se incrementaron a 75. En Guanajuato, durante el 2015, el promedio mensual es de 61, mientras que en el 2013 fue de 14. Y en Tabasco, en el primer trimestre del 2015, suman 50 tomas mensuales comparadas con las 10 mensuales de 2013.

La problemática se ha dispersado hacia nuevas localidades ya que en el 2004 se detectó cuando menos una toma en 51 municipios, mientras que en el 2014 está cifra se incrementó a 236 municipios. Probablemente esta dispersión está relacionada con el mayor número de bandas criminales que participan en el robo de hidrocarburo, un delito altamente redituable, que además parece estimular la alta tasa de impunidad que prevalece.

Por otro lado, el robo de combustible ha sido una problemática para la que no se ha planteado una estrategia integral, puesto que la mayor parte de las acciones gubernamentales se han centrado en el tema de la seguridad, sin optar por acompañarlas de auditorías externas que fortalezcan los controles técnicos y administrativos de la empresa petrolera para evitar actos de corrupción entre su personal que permitan la fuga de información estratégica de la empresa, lo que permitiría que las estrategias de combate al robo de hidrocarburos fueran más efectivas.

Las pérdidas económicas para Pemex son cuantiosas puesto que durante el 2014 ascendieron a 9.8 millones de barriles sustraídos ilícitamente, que representaron una pérdida superior a los 19 mil millones de pesos. Adicionalmente, durante el 2013, la empresa reportó que el costo por la reparación y mantenimiento de la infraestructura afectada alcanzó la cantidad de 6 mil 543 millones de pesos, una inversión superior en 1,135% a la realizada en 2008.

El costo económico también impactó al sector privado debido a los cada vez más frecuentes cortes del suministro y desabasto de combustible en el norte y centro del país, lo que resulta poco alentador para los planes de asociación y apertura a la participación de privados en materia de logística, transporte y almacenamiento de hidrocarburos.

Esta preocupación fue recientemente manifestada por el Embajador de Estados Unidos en México, Anthony Wayne, quién señaló que las empresas se ven obligadas a incrementar sus costos operativos debido a los gastos que realizan para hacer frente al escenario de inseguridad, lo que afecta los flujos de inversión extranjera. De ahí que advirtió la necesidad de incrementar la cooperación internacional para frenar a los grupos delictivos y sus redes con presencia internacional, así como continuar con los esfuerzos gubernamentales para fortalecer a las instituciones de seguridad en el país.







Obtener este reporte junto con su resumen ejecutivo a través de PayPal


Deja un comentario